Primeros Mensajes del Nuevo Gobierno Mexicano

Una nueva visita a México, en esta primera semana de diciembre, me ha permitido observar más de cerca los primeros pasos del nuevo gobierno, tanto a nivel federal como en el Distrito Federal. Por un lado, se ha desplegado un gran debate en torno a los importantes incidentes entre manifestantes opositores y policías en ocasión de la propia asunción de mando del Presidente Peña Nieto, y en paralelo, se ha instalado otro, a propósito del Pacto por México, un importante documento programático suscrito por los partidos políticos más importantes del país y respaldado por un importante conjunto de organizaciones sociales, empresariales y sindicales.

Sobre la respuesta a las protestas el pasado 1º de diciembre, sigue sin clarificarse donde  están las responsabilidades, tanto del lado de los “desmanes” como del lado de la represión policial. Parece obvio, en cualquier caso, que el Movimiento Yo Soy 132 no desarrolla protestas violentas, por lo que cabe especular que los “desmanes” fueron orquestados por “infiltrados” (¿pagados por quién?) y/o por grupos extremistas, minoritarios por definición. Por su parte, lo más llamativo de la represión policial, es que ésta fue concretada por la policía del D.F., aunque también participaran fuerzas de seguridad del gobierno federal. La cifra inicialmente alta de detenidos se ha reducido, pero de todos modos queda un grupo importante a los que se les ha abierto causas judiciales, y habrá que esperar para conocer el tratamiento y el desenlace correspondiente.

Sobre el Pacto, por su parte, el texto es amplio y desparejo (al comparar el tratamiento de los diferentes temas incluidos y observar al mismo tiempo los que están ausentes) pero en cualquier caso es un hecho relevante que haya sido firmado, incluso por el PRD, y no deja de llamar la atención que comience haciendo un fuerte llamado al fortalecimiento del Estado y a la necesidad de dotar al país de una gobernabilidad sólida y estable, luego de 12 años de gobierno del PAN, en los que primaron los enfrentamientos políticos y el trágico saldo de entre 60 y 90.000 muertos, en el marco de la denominada “guerra a las drogas”.

Por lo dicho, más allá de la publicidad oficial, cargada de un sesgo exageradamente tele novelesco (propio de un candidato en buena medida “fabricado” por los medios y de su esposa, una popular actriz de telenovelas) podría afirmarse que el comienzo de este nuevo sexenio en manos del PRI (que vuelve al poder, luego de 12 años ubicado en la oposición) se ha concretado con algunas señales positivas, que habrá que ver si se mantienen en el corto y mediano plazo. En la misma línea, habrá que ver si los importantes compromisos  asumidos en el Pacto, se llevan efectivamente a la práctica y si esto se concreta manteniendo los importantes apoyos político-partidarios que se reunieron al momento de suscribir dicho pacto.

Después de recibir el calificativo de “estado fallido” de parte de importantes exponentes del poder y destacados académicos en Estados Unidos, sería sumamente relevante que México recuperara y potenciara su imagen internacional, de la mano de una efectiva recuperación económica y el consecuente impacto social, así como sustentada en una pacificación efectiva del país, reformulando radicalmente “la guerra a las drogas”, que ha fracasado estrepitosamente, desde todo punto de vista.

Ernesto Rodríguez

Ernesto Rodriguez en Notas de Viaje, 0 comentarios

Deja un comentario