América Latina: ¿Del Neoliberalismo al Neodesarrollismo?

En el marco del Proyecto de Análisis Político y Escenarios Prospectivos (PAPEP), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha venido aportando importantes elementos para la reflexión, que procuran vislumbrar como podría llegar a ser el futuro en la región, a efectos de contar con insumos relevantes para la planificación del desarrollo en los próximos años.

En una de las más recientes entregas (Aranibar y Rodríguez comp. 2013) se analizan varios casos nacionales, procurando establecer hasta qué punto y de qué manera, nuestros países están dejando atrás el neoliberalismo y entrando en lo que se denomina “neodesarrollismo”.

Desde este ángulo, el informe sostiene que “hay una serie de rasgos y circunstancias que permiten afirmar que la agenda del desarrollo en América Latina comienza a redefinirse siguiendo un modelo propio, asentado en la centralidad del Estado y en una democracia que cumple ya tres décadas”.

“Este modelo, postula el informe, toma distancia de aquella teología económica desreguladora, que empezó a declinar entrado el nuevo siglo, y ensaya lo ecléctico al concertar de manera activa el protagonismo estatal con varios elementos de la economía de mercado, en un ejercicio que impulsa la expansión de las políticas sociales y la articulación del mercado interno”.

“Su dinámica, destaca el informe, se afianza en la emergencia de un nuevo orden mundial multipolar, donde América Latina se instala y, a través de potencias como Brasil o México, tiene un rol trascendente a intensificar las interacciones con las potencias emergentes o ya establecidas”.

En dicho marco, el informe identifica cinco grandes tendencias comunes a varios países de la región, que marcarán el desarrollo de América Latina en la próxima década:

  • “El primer elemento común es un cierto retorno a la centralidad del Estado, tras el abandono definitivo de los discursos y marcos conceptuales de las décadas del ochenta y noventa que preconizaban su achicamiento y justificaban su desmantelamiento”.
  • “El segundo rasgo común es la consolidación de un consenso regional sobre la necesidad de preservar la estabilidad macroeconómica”.
  • “El tercer rasgo común corresponde al crecimiento, sin precedentes, de las exportaciones latinoamericanas que, aunque se basa fundamentalmente en el auge de los precios de exportación de las materias primas, sostiene también un incremento del valor de las exportaciones de manufacturas de recursos naturales y de manufacturas con cierto grado de incorporación de tecnología”.
  • “El cuarto rasgo común tiene que ver con un proceso de ampliación del mercado interno, que se funda en el dinamismo económico sostenido a lo largo de una década, en políticas sociales activas y en el incremento sostenido de los salarios”.
  • “Por último, el quinto rasgo común atañe a la excesiva presión que el crecimiento económico ejerce sobre los recursos naturales de la región, multiplicando los conflictos ambientales”.

Dichos elementos, sostiene el informe, “bien podrían converger en la definición de un modelo de desarrollo latinoamericano”, que podría afirmarse a futuro y marcar en gran medida la dinámica de la próxima década.

Recomiendo enfáticamente la lectura de este informe. El título es “América Latina, ¿del Neoliberalismo al Neodesarrollismo?”, y está editado por el PNUD y la Editorial Siglo XXI (Buenos Aires 2013, 422 páginas). Es el Nº 3 de la Colección “Cuadernos de Prospectiva Política” (y los otros títulos también son muy interesantes, por cierto).

Ernesto Rodríguez

Ernesto Rodriguez en Lecturas que Importan, 0 comentarios

Deja un comentario